Aprende a hacer queimada para la noche de San Juan

Por Raúl Pérez
Queimada

Queimada

La queimada es una receta gallega clásica asociada tradicionalmente a la magia, las meigas (brujas), los conjuros de protección y los espíritus. Se elabora a base de aguardiente de orujo y más ingredientes que se queman para rebajar el alcohol, mientras se recita un conjuro de protección. Aunque se puede hacer una queimada en cualquier momento del año, la noche de San Juan, la noche más mágica del año, es el momento perfecto para hacerla, pasarlo bien y, de paso, protegernos de maleficios y malos espíritus hasta el año siguiente.

Como nos encanta San Juan y todo el misticismo que rodea a esta noche mágica, hoy queríamos enseñaros a realizar una queimada, os enseñaremos el conjuro tradicional, un poco de historia y las precauciones a tomar para elaborar esta bebida mágica y deliciosa. Os aseguramos que es toda una experiencia y seguro que repetirás.

¿De dónde nace la queimada?

Aunque la leyenda de la queimada se remonta supuestamente a orígenes celtas, lo cierto es que es bastante improbable que fuese así. El alambique para destilar aguardiente no se introdujo en España hasta el siglo XII por los árabes. Aún más, como muchas otras bebidas alcohólicas el aguardiente se ha utilizado más como medicina que como bebida social hasta hace nada.

Queimada

En la Galicia rural el orujo se consumía para combatir el catarro hasta aproximadamente mitad del siglo XX. No fue hasta 1955, cuando se inventó la tradicional olla de barro cocido con patas y forma de tartera, que se popularizara la queimada y se empezasen a cantar conjuros mientras se elaboraba. Curiosamente el conjuro tradicional, y que os escribimos más abajo, lo inventó Mariano Marcos en 1967. Se popularizó tanto que tuvo varias revisiones en los años siguientes y es el que hoy en día se narra.

Como veis, aunque la queimada está rodeada de la clásica mitología gallega, en realidad es una tradición muy reciente. Sin embargo, nada de esto le quita una pizca de su aura mágica. La elaboración de la queimada, el fuego azul, las propiedades mágicas, el conjuro cantado… es un ritual pagano, hipnótico, que nos traslada a un tiempo de meigas y espíritus. Nos conecta con algo místico, y es ahí donde empieza la diversión.

El rito tradicional

La queimada suele realizarse por la noche, después de cenar y en penumbra o mejor a oscuras. Necesitarás una olla de barro y un cucharón de barro o metal, para que no se queme. El ritual está pensado para alejar los malos espíritus que acechan a hombres y mujeres, y también para estrechar lazos de amistad entre los participantes, así que todos os reuniréis alrededor de la cazuela de barro. La elaboración la realizará una única persona, encargada de preparar la receta y remover el aguardiente mientras arde en llamas. Se necesita concentración para evitar accidentes (más abajo os damos algunos consejos) y el conjuro lo puede cantar el que prepara la queimada o, mejor, por una segunda persona encargada de ello. Hay que tomarse en serio todo el proceso (aunque sea un poquito) porque el ambiente que se crea alrededor de la queimada es, de verdad, mágico.

cazuela barro queimada

Preparando una queimada

Lo primero, los ingredientes. Lo más importante es utilizar un aguardiente gallego, después necesitarás también:

  • 1 litro de aguardiente gallego u orujo
  • 120 gr. de azúcar
  • Una manzana
  • Un limón o naranja
  • Granos de café

En la cazuela de barro vierte el aguardiente, junto con el azúcar, unos cuantos granos de café, una manzana cortada en tiras, y la piel de un limón o una naranja.

¡Y ahora es cuando empezamos el ritual! Con el cucharón coge un poquito de aguardiente de la cazuela y prende fuego al líquido, cuando tengas llama acerca el cucharón a la cazuela y deja que el aguardiente ardiendo se mezcle, lentamente prenderá toda la cazuela con una atractiva llama azul. Comienza a remover muy, muy suavemente, que poco a poco se vayan mezclando los ingredientes y que suba la llama. Puedes utilizar el cucharón para oxigenar y hacer cascadas de fuego mientras dejas caer el aguardiente ardiendo. Todo debe ser con mucha suavidad para evitar accidentes.

Cuando veas que la llama empieza a aflojar es el momento de cantar el esconxuro o conjuro tradicional. Sigue removiendo mientras lo cantas, sigue haciendo cascadas, y deja que el fuego consuma el orujo. Más o menos cuando termines el conjuro la llama habrá bajado lo suficiente para servir la queimada.

Para ello utiliza preferiblemente vasitos de barro o cerámica, los dejas en una bandeja al lado de la cazuela y sirves uno a uno sin tocarlos. Aún quedará algo de llama que trasladarás a los vasitos y que después puedes apagar soplando un poquito para tomar tu queimada calentita y… mágica.

Precauciones

  • El aguardiente arde muy fácilmente, así que no realices el rito del conjuro de la queimada sobre recipientes que no sean de barro cocido.
  • No dejes junto a la queimada ningún objeto inflamable o que arda rápido como ropa u objetos de plástico.
  • Ten a mano trapos gruesos para ahogar el fuego si fuera necesario.
  • Como la queimada se puede verter fuera de la olla, y las llamas extenderse por el suelo, los participantes deben estar de pie y calzados.
  • Es muy importante tener especial cuidado en la oxigenación del aguardiente (cuando levantas el cucharón y haces cascada de fuego) porque pueden salpicar algunas gotas. No lo levantes mucho hasta que domines la técnica.
  • Jamás cojas trozos de limón o manzana, porque pueden salpicar aún más.
  • Nunca sirvas la queimada cogiendo los vasos con la mano.
  • Si eres primerizo reduce las cantidades de la receta para tener más control sobre el líquido.
  • No dejes que se acerquen niños pequeños.

El conjuro mágico de la queimada

De acuerdo con la tradición, durante la preparación de la queimada se debe recitar en voz alta el esconxuro (o conjuro tradicional) para espantar a los malos espíritus y a las meigas. En la actualidad existen diversas versiones pero la más común es la siguiente. ¡Recuerda recitarla en gallego!


Mouchos, coruxas, sapos e bruxas;
demos, trasnos e diaños;
espíritos das neboadas veigas,
corvos, pintegas e meigas;
rabo ergueito de gato negro
e todos os feitizos das menciñeiras…

Podres cañotas furadas,
fogar de vermes e alimañas,
lume da Santa Compaña,
mal de ollo, negros meigallos;
cheiro dos mortos, tronos e raios;
fuciño de sátiro e pé de coello;
ladrar de raposo, rabiño de martuxa,
oubeo de can, pregoeiro da morte…

Pecadora lingua de mala muller
casada cun home vello;
Averno de Satán e Belcebú,
lume de cadáveres ardentes,
lumes fatuos da noite de San Silvestre,
corpos mutilados dos indecentes,
e peidos dos infernais cus…

Bruar da mar embravecida,
agoiro de naufraxios,
barriga machorra de muller ceibe,
miañar de gatos que andan á xaneira,
guedella porca de cabra mal parida
e cornos retortos de castrón…

Con este cazo
levantarei as chamas deste lume
que se asemella ao do inferno
e as meigas ficarán purificadas
de tódalas súas maldades.
Algunhas fuxirán
a cabalo das súas escobas
para iren se asulagar
no mar de Fisterra.

Ouvide! Escoitade estos ruxidos…!
Son as bruxas que están a purificarse
nestas chamas espiritosas…
E cando este gorentoso brebaxe
baixe polas nosas gorxas,
tamen todos nós quedaremos libres
dos males da nosa alma
e de todo embruxamento.

Forzas do ar, terra, mar e lume!
a vós fago esta chamada:
se é verdade que tendes máis poder
ca humana xente,
limpade de maldades a nosa terra
e facede que aquí e agora
os espiritos dos amigos ausentes
compartan con nós esta queimada.


Aguardientes para preparar queimada

 TAGS:Aguardiente Blanco Martín Códax

Aguardiente Blanco Martín Códax

Ganador del premio Medalla de oro en la Guía de Destilados, Vinos y Bodegas de Galicia, este licor nos sorprende con su espíritu único y transparente. Su nombre proviene de la expresión «aguardiente de orujo».

 TAGS:Aguardenteiro Orujo Blanco 1L

Aguardenteiro Orujo Blanco 1L

Aguardiente de Orujo, cuya materia prima se selecciona con sumo cuidado, tomando ingredientes de tipo tradicional que lo convierten en un clásico. Tiene procesos naturales a lo largo de su elaboración, de manera tal que mantiene la calidad de los sabores y aromas.

 TAGS:Orujo Blanco Fonte do Frade-Valdomiño

Orujo Blanco Fonte do Frade-Valdomiño

Elaborado con bagazo a partir de uva Albariño, fermentada durante veinte días. Después, sufre una triple destilación. Se deja 30 días de maceración con los botánicos seleccionados meticulosamente.

Tambien te puede interesar

Deja un comentario