Breve historia del Caffè Corretto

Por Karin Mosca
café

café

Descubre cómo surgió el famoso caffè corretto (literalmente «café correcto») de Italia, así como algunas de las numerosas variantes internacionales (¡como el carajillo!), consejos para prepararlo en casa y mucho más en este recorrido relámpago por la tradición cafetera italiana.

El nacimiento del Caffè Corretto

La tradición del caffè corretto tiene su origen en los trabajadores del norte de Italia, especialmente en los del Véneto, Friuli-Venecia Giulia, Lombardía y Valle D’Aosta. Durante las pausas, los trabajadores que trabajaban al aire libre en condiciones de frío añadían unas gotas de grappa a su café para intentar calentarse un poco.

Desde el norte, la costumbre de alegrar el café se extendió por toda Italia. Surgieron muchas variantes regionales e internacionales inspiradas según el tipo de licores y bebidas espirituosas disponibles en la zona.

¿Con qué debes «corregir» tu café?

Dejemos algo claro desde el principio: no hay una versión correcta y definitiva del caffè corretto. Te sabrá bastante bien con casi cualquier tipo de licor o destilado que te guste (con algunas excepciones que repasaremos más adelante). Así que la elección de la bebida se reduce principalmente al gusto personal, el que sea fácil de conseguir por la zona o tradiciones locales.

Sin embargo, una de las bebidas alcohólicas más tradicionales y populares que se utilizan para corregir el café es, sin duda, la grappa. Así que si quieres tu caffè corretto a la antigua usanza, ésta es la que debes elegir. Pero te aconsejamos que evites la grappa monovarietal, porque su intenso sabor puede comprometer el del café. Una elección mucho mejor sería una grappa multivarietal, suave, incluso mejor si se ha envejecido en madera.

En otras regiones, la grappa se sustituye a menudo por sambuca, que da a la bebida un sabor único: dulce, amargo y picante al mismo tiempo. También merece la pena mencionar la muy italiana sambuca con la mosca, un ritual que consiste en aromatizar la sambuca con un grano de café. También hay variaciones del café con anís, que es fresco y picante, y el mistrà, un licor de anís producido en Lacio y las Marcas que tiene un sabor más seco.

Se pueden utilizar licores más universales, y de hecho en España hacemos el ‘carajillo’ que no deja de ser nuestra versión del caffè corretto. En Italia también se utiliza el brandy, cuyo sabor y aroma combinan perfectamente con los del café. O las cremas de whisky, como el famoso Baileys, o el licor de orujo que dan cremosidad y cuerpo al café. El ron y el whisky, por su parte, pueden hacer que un espresso sea aún más fuerte e intenso. Y no olvidemos el marrasquino (un licor hecho con huesos de cereza negra) para conseguir un poco de dulzura afrutada y ácida.

Caffè Corretto fuera de Italia

Aunque el caffè corretto es una tradición italiana, no faltan variaciones internacionales.

Un ejemplo es el carajillo español, un café al que se añade ron, whisky, orujo, brandy o coñac con ralladura de limón o granos de café. Parece que el origen del carajillo se remonta a la época del dominio español en los territorios cubanos, cuando el alcohol del café se utilizaba para dar a los conquistadores el valor que necesitaban para luchar. El nombre, de hecho, deriva de la palabra española «coraje».

En Francia, sobre todo en Normandía, el café se suele aderezar con Calvados, una bebida espirituosa elaborada con sidra de manzana. En este caso, la bebida se llama café-calva.

Otro pariente lejano del caffè corretto es el café irlandés. Descubre cómo prepararlo en Cómo hacer el auténtico café irlandés.

Consejos para hacer Caffè Corretto

  • La regla general es no añadir más de 5 ml de licor o aguardiente. De este modo, podrás conservar la cremosidad del café.
  • Deja que el café se enfríe antes de añadir el licor o la bebida espirituosa, para no perder el contenido de alcohol.
  • No añadas azúcar al café: ¡el azúcar altera el sabor! Sin embargo, si no puedes prescindir del azúcar, hazlo cuando el café esté todavía caliente. También recomendamos el azúcar moreno, que es un poco menos dulce.
  • Utiliza un licor o una bebida espirituosa a temperatura ambiente. Sólo así se mezclará bien con el café, sin estropear el sabor ni bajar demasiado la temperatura.
  • Evita los licores cítricos, ya que acidificarán el café. También hay que evitar licores como el vodka y la ginebra, ya que harán que el café sea demasiado amargo.

Artículo original Caffè corretto: un viaggio nella tradizione italiana traducido por Raúl Pérez

Tambien te puede interesar

Deja un comentario