Características de los vinos DO Manchuela

Por Sara Rodrigo
Manchuela

Manchuela forma parte de la provincia de Albacete y Cuenca. Esta denominación de vinos es uno de las que más ha crecido en poco tiempo y ello se debe a sus buenas condiciones climáticas para dar vinos de calidad.

Los viñedos para la elaboración de Manchuela ocupan una superficie de 72.000 ha y las encontramos entre 600 y 1.100 m sobre el nivel del mar, con tierras secas de poca humedad, muchas horas de sol y la cercanía de la brisa mediterránea procedente de tierras levantinas.

Sus vinos están adquiriendo un gran reconocimiento y prestigio nacional e internacional gracias al impulso de sus productores y consejo regulador que apuestan decididamente por las nuevas tecnologías para dar con vinos que derrochan personalidad.

Historia de la DO Manchuela

En la zona sureste del territorio español, varias civilizaciones han determinado las características del lugar con sucesos en los que el vino tenía una figura importante, así crearon un patrimonio cultural con más de 2.400 años de antigüedad. Esta tradición se ha transmitido de generación en generación y ha creado raíces ancestrales desde la cueva doméstica o Jaraíz.

El vino que se elabora en Manchuela a día de hoy está fabricado con técnicas avanzadas y control de calidad, sin perder la esencia de su tradición milenaria. La comarca de la Manchuela fue un territorio poblado por tribus iberas. Más tarde, con la conquista de Roma, la comarca desarrolló un fuerte crecimiento. Por ello, en muchos pueblos de la zona podemos encontrar restos de esta época. El mayor centro romano de la Manchuela lo encontramos en Alarcón. Con la llegada de los musulmanes, la comarca alcanzó su máximo esplendor cultural con algunos municipios importantes como Alcalá del Júcar o Jorquera, entre otros.

Son muchas las raíces de esta antigua comarca que ha sido habitada por distintos pueblos a lo largo de los siglos y que ha presenciado numerosas luchas y conquistas. Todas estas ocurrencias han marcado un carácter y cultura diferenciada, la cual queda reflejada en los restos y monumentos que encontramos en las tierras de la comarca. En definitiva, se trata de una zona con mucha riqueza paisajística y monumental, con pueblos que definen la fisonomía típica de Castilla la Mancha, con agrupaciones de casas en torno a la plaza o la iglesia del pueblo.

Terreno de Manchuela

Suelo

La zona de Manchuela se encuentra entre la llanura de La Mancha y la Serranía de Cuenca, entre los valles de los emblemáticos ríos Júcar y Cabriel. Este tipo de tierra reúne las características perfectas para la viña. Desde el punto de vista geomorfológico, destacan las peculiares y numerosas formaciones sedimentarias y erosivas en relación con la geología de los dos ríos. Está constituido por alturas similares, con suelos arcillosos de base calcárea y pocas precipitaciones. Todas estas condiciones son ideales para que la uva representativa Bobal prospere y ofrezca racimos de gran tamaño y jugosos. El territorio abarca un total de 70 municipios, que pertenecen a las provincias de Albacete y Cuenca.

Clima

El cultivo se realiza en viñedos ubicados a una altitud de entre 600 y 1.000 metros sobre el nivel del mar. Esto favorece el carácter ecológico natural de gran parte del producto elaborado en la zona. Las particulares condiciones climáticas aportan una gran evolución a la uva. Además, las largas horas de sol, la escasez de humedad y la fusión del clima continental y mediterráneo junto con el viento solano, que refresca las noches de verano, favorecen el carácter ecológico del vino.

La peculiaridad de las noches estivales es decisiva, ya que los vientos frescos y húmedos que proceden del Mediterráneo generan una influencia única. El viento solano provoca que las temperaturas diferenciadas durante el período de maduración de la uva sean bastante elevadas. Esta circunstancia favorece la presencia de taninos, de manera que convierte a este territorio en una zona vitivinícola especial para el cultivo de las variedades tintas. Las plantas se benefician de una perfecta insolación y ausencia de lluvias entre los meses clave, es decir, de mayo a septiembre.

Avances tecnológicos

La tradición de cientos de años se combina ahora a la perfección con avanzadas técnicas de elaboración y control de calidad. Los tradicionales métodos de cultivo de las bodegas de la Denominación de Origen Manchuela, con unas moderadas producciones, garantizan una gran personalidad y calidad del vino.

Numerosos certámenes nacionales y internacionales reconocen el excelente vino elaborado en el territorio de la Denominación de Origen Manchuela. Del mismo modo, son muy notables las calificaciones que otorgan los profesionales más prestigiosos del mundo vinícola año tras año.

Esta simbiosis entre tradición y tecnología, unida a la historia, la tierra, el clima y las variedades autóctonas, propician calidad extrema en un vino que no deja indiferente.

Uva Bobal

Tipos de vinos

Los vinos blancos destacan por intenso color dorado y amarillo ofreciendo sabores frescos a flores y frutas. Algunos vinos blancos son fermentados en barrica donde persisten los aromas a madera.

Los vinos rosados también aportan frescor y acidez, siendo especiales y excepcionales mientras que los tintos con colores cereza y violetas desprenden sabores a frutas del bosque como frambuesas.

Variedades de uva

La Denominación de Origen Manchuela cuenta con una variedad autóctona que proporciona una gran personalidad al vino: la uva Bobal. De tamaño mediano y grosor medio-grande, luce un color azul oscuro. Esta variedad da origen a un vino de color cereza oscuro, con gran cantidad de taninos y moderada acidez. Es muy interesante para la elaboración de un vino rosado, muy afrutado y de sabor fresco. Además, los viñedos más viejos y bien cultivados crean un excelente crianza y un magnífico reserva.

Otra de las variedades de uvas más destacadas para la elaboración de los manchuela son el macabeo, uva blanca, que nos dota de vinos blancos con sabor a frutas y un punto de acidez muy elegante. A su vez encontramos el tempranillo gracias al cual obtendremos vinos tintos muy reconocidos en otras denominaciones de origen españolas llenos de equilibrio y un sabor inconfundible.

Otras variedades autorizadas en la zona:

  • Uvas blancas
  • Albillo, Chardonnay, Macabeo, Moscatel de grano menudo, Pardillo, Sauvignon Blanc, Verdejo y Viognier.
  • Uvas tintas
  • Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Frasco, Garnacha, Garnacha Tintorera, Graciano, Malbec, Mazuelo, Merlot, Monastrell, Moravia agria y dulce, Petit Verdot, Pinot Noir, Rojal, Syrah y Tempranillo.

Nuestras recomendaciones

 TAGS:La Casilla 2018

La Casilla 2018

La Casilla 2018 es un Bobal goloso, aunque fresco y, sobre todo, que invita repetir.

 TAGS:Corazón Loco Blanco 2019

Corazón Loco Blanco 2019

Corazón Loco Blanco 2019, un vino blanco con verdejo y sauvignon blanc de 2019 y tiene un grado alcohólico de 12.5º.

 TAGS:La Xara 2019

La Xara 2019

Procede de un viñedo recuperado tras algunos años sin que nadie lo cuidara y ahora está dando un resultado muy admirable.

 TAGS:Clos Lojen 2019

Clos Lojen 2019

Un vino muy agradable, muy fácil de beber que nos muestra la variedad en su faceta más mineral y sin maquillaje.

Tambien te puede interesar

Deja un comentario