Consejos para conservar el vino en casa

Por Raúl Pérez
Vinoteca

Vinoteca

Debes pensar en el vino como algo orgánico. Y como tal, es una bebida perecedera que puede perder sus propiedades con el paso del tiempo si no lo tratamos con el cuidado que requiere. En el caso de vinos modestos puede que no nos interese invertir ese extra en el cuidado, pero la cosa cambia con vinos importantes o que se desarrollan en botella durante años. Para no perder la inversión y el disfrute, debemos ser consecuentes y seguir unas medidas básicas. Cómo tratemos el vino en nuestras casas acelerará o retrasará la pérdida de cualidades. Estos son nuestros consejos para mantener perfecta tu vinoteca.

Consejos básicos de mantenimiento

La temperatura constante es fundamental para mantener un vino en óptimas condiciones. Lo ideal es que nuestros vinos se mantengan entre 8º y 15º centígrados, es decir, en un lugar fresco. Si vas a consumir un tinto y está un poco frío, espera unos minutos antes de abrirla para que suba los grados que le falten hasta alcanzar su temperatura óptima de consumo. Lo más importante en siempre mantener los vinos a una temperatura constante, los cambios bruscos es lo que dañarán el producto.

La oscuridad es también otra de tus aliadas para mantener tus vinos porque la luz oxida el líquido y hace mella en su sabor y color. Lo mismo ocurre con los olores fuertes o vibraciones cerca de tus botellas, evítalos a toda costa. Vigila la humedad, que deberá estar entre un 60% y un 80% para conservar el corcho en óptimas condiciones y evitar la formación de hongos.

Aunque en la tienda suelas ver los vinos en posición vertical, cuando llegues a casa guarda las botellas en posición horizontal siempre. De este modo mantienes el vino en contacto con el corcho, que lo mantendrá húmedo y así evitarás que se seque, pierda volumen y entre oxígeno que afectaría al sabor del vino.

En resumen: temperatura controlada, oscuridad, tranquilidad y posición horizontal.

Botellas vino

Qué hacer cuando he abierto la botella

Ahora que ya sabes cómo mantener el vino en casa, solo te queda aprender qué hacer una vez has abierto una botella y no la has terminado de consumir. Aquí, el sentido común es tu mejor aliado, y seguro que más o menos ya seguías estas normas antes.

De nuevo la temperatura es un enemigo tras abrir la botella. Así que si no quieres seguir bebiendo esa botella abierta guárdala en la nevera, especialmente si es un vino tinto que se ve más afectado por este factor. Los blancos y rosados también al frigorífico, aunque pueden aguantar mejor a temperatura ambiente.

Coravin

Si la temperatura es mala el oxígeno es peor. Guarda tus botellas siempre tapadas con un corcho de repuesto para retrasar la oxidación todo lo que se pueda. Igualmente, las botellas abiertas deben almacenarse en vertical (al contrario que antes de abrirlas), para minimizar la superficie del vino que está en contacto con el oxígeno. Así que tapaditas y en vertical.

Recuerda, sin embargo, que esta es una solución temporal. Por norma general un vino tinto ya abierto puede mantenerse unos 5 días en el frigorífico. Los vinos blancos y rosados aguantan un poco menos, de 3 a 4 días. A partir de entonces empezarán a perder propiedades y sabor.

Coravin Pivot puede ser la solución ideal…

Pero existe una mejor solución para conservar tus vinos abiertos mucho más tiempo sin tener que hacer malabares con el frigorífico, andar con corchos desgastados o apuntar en el calendario los días que faltan antes de que se estropeen.

El sistema Coravin Pivot protege el vino una vez abierta la botella. Se trata de un sistema de preservación del vino que utiliza un cierre especial que impide la oxidación del vino y prolonga su vida hasta 4 semanas después del primer servicio, y te garantiza que la última copa será tan buena como la primera. Y además, es muy fácil de usar.

Después de abrir la botella deseada insertas el tapón especial que viene en el pack de Coravin Pivot. Justo antes de servir el vino, debes insertar el sistema Pivot por el tapón, inclinar la botella y presionar el botón para dejar salir el líquido. Y cuando termines de servir, simplemente retira el sistema Pivot y cierra el tapón de Coravin. ¡Y ya está! Cuando quieras volver a disfrutar de tu vino repite la misma operación.

Por eso Coravin Pivot es ideal tanto para aficionados al vino como para coleccionistas. Porque además de disfrutar de tus vinos sin límites, tienes la total seguridad que aunque los abras el líquido se conservará en perfectas condiciones gracias al sistema Coravin.


¿Qué te han parecido estos consejos para mantener tu colección de vinos? ¿Tienes algún truco secreto que no hayas leído aquí? ¡Deja un comentario con tus ideas!

Tambien te puede interesar

Deja un comentario