La leyenda del Casillero del Diablo

Por Paolo Caffelli

Los vinos de procedencia chilena gozan de muy buena fama, ya sea por su gran calidad y su excelencia, pero existe un vino en particular que su fama se debe más a una leyenda que ha otra razón en particular. Este vino es considerado uno de los más famosos de los vinos chilenos, procedente de la Viña Concha y Toro, y que tiene como eslogan la sugerente frase: “La leyenda del Vino”.

La leyenda del Vino

La leyenda empieza a mediados del siglo XIX (1871), cuando Don Melchor de Concha y Toro, dueño y fundador de la Viña Concha y Toro (Chile), reservaba sus mejores botellas de vino para él y sus allegados, pero estas joyas embotelladas desaparecían extrañamente, a pesar que eran guardadas bajo llave. Don Melchor no tuvo mejor idea que inventar un oscuro rumor, rumor que sostenía que en aquellas bodegas habitaba el Diablo.

El rumor fue suficiente para frenar la desaparición de sus mejores vinos. De esta casi anecdótica leyenda, y así como la trascendencia de la buena reputación del vino, la leyenda se propagó como reguero de pólvora entre los pobladores de aquel lugar. Así nació el vino más famoso de las viñas chilenas, llamado hoy con justa razón “Casillero del Diablo”.

Hoy han pasado más de 100 años de la creación de la leyenda, pero como todas las leyendas siguen perdurando en el colectivo de los que de alguna manera son partícipes de ella. Ahora además de la “gran leyenda” los vinos de Concha y Toro son avalados por su calidad.

Otras leyendas

La leyenda del vino “Casillero del Diablo” quizá sea la más famosa y célebre en los vinos, pero no es lo única. Existen algunas más que también están llenas de fantasía y fascinantes relatos.

Una de las más famosas es la leyenda de la invención del vino, esta peculiar historia proviene del cercano oriente, en Persia para ser más precisos. La leyenda cuenta que un emperador guardaba las uvas en sus bodegas, estas empezaron a fermentar y de ella emanaba un evidente olor a vino, este aroma fue confundido por los habitantes por veneno. Una cortesana al enterarse de estos rumores decidió suicidarse probando el dichoso veneno, el rey bajó a sus depósitos al enterarse de la fatal decisión de dicha cortesana, él con la idea de encontrar el cuerpo muerto de la cortesana, pero para su sorpresa la encontró danzando y muy feliz, el vino se había descubierto.

Tambien te puede interesar

Deja un comentario