Los botánicos de la ginebra. Los más importantes y por qué se utilizan

Por Raúl Pérez
Gintonic y botanicos

Gintonic y botanicos

La ginebra es un destilado de cereales aromatizado con nebrinas (o bayas de enebro). Como ya os comentamos en La Historia de la ginebra y su origen, su nombre proviene de la palabra holandesa genever, que significa enebro. Su origen se remonta al siglo XII, cuando unos monjes italianos crearon esta bebida como medicamento para combatir la peste bubónica.

El genuino nacimiento de la ginebra se atribuye al profesor de medicina holandés Franciscus Sylvius, que en el siglo XVII fue el primero en destilar alcohol con bayas de enebro maceradas. El resultado de esta destilación fue la ginebra, aunque en ese momento aún se la conocía como genever.

La ginebra tiene más ingredientes de los que te imaginas

El enebro fue el primer botánico, pero no el último. A lo largo de los siglos diferentes maestros han incorporado y mezclado todo tipo de botánicos y especias en sus recetas, generalmente muy secretas. El número y/o la calidad de los botánicos que intervienen en la elaboración de cada ginebra es el orgullo principal de su productor. Las fórmulas más tradicionales pueden tener 5 ó 6 botánicos, pero desde hace ya mucho tiempo existen ginebras con recetas más complejas con 10, 20 o incluso hasta 47 botánicos, como es el caso de Monkey 47.

Vamos ahora a comentar los botánicos más importantes en la elaboración de las ginebras.

Nebrina (o fruto de enebro): este fruto es el requisito imprescindible para que una ginebra se llame ginebra. Sin estas gálbulas, el destilado será cualquier otra cosa menos ginebra. Tienen propiedades digestivas y son las responsables del punto amargo de la ginebra.

Coriandro (o semillas de cilantro): tanto en su forma de planta como en semilla, el cilantro se utiliza mucho en gastronomía, en conservas y en salsas. Añadida a la ginebra como botánico le otorga dulzor, acidez y amargor. Todo a la vez, y por eso se utiliza tanto.

Raíz de angélica: este es uno de los ingredientes imprescindibles en la preparación de la ginebra desde que se inventó la receta original. Junto con el coriandro y la nebrina forman lo que se conoce como la Santísima Trinidad de los botánicos de la ginebra. Digestiva y dulzona.

Cítricos: Frutas como la naranja o el limón se emplean habitualmente en la elaboración de ginebra. Principalmente la corteza, aunque en ocasiones también el fruto completo. Le otorgan acidez.

Cardamomo: originaria de la India, las vainas y semillas de esta planta han sido utilizadas en multitud de ginebras desde hace dos siglos. Destiladas junto con las nebrinas le otorga a la ginebra un gran abanico de aromas y sabores. Es muy digestivo y ligeramente estimulante.

Canela: esta especia se extrae del interior de la corteza del arbol de mismo nombre y desde hace unos años se utiliza mucho en la destilación de la ginebra como botánico. Aporta notas dulzonas, terrosas, ligeramente picantes y sumamente aromáticas. Se le atribuyen propiedades afrodisíacas.

Lavanda: este botánico aparece en numerosas recetas de ginebra. Es la planta aromática por excelencia gracias a su suave aroma herbal, afrutado y dulce. Muy apreciada por sus propiedades calmantes, digestivas, dermatológicas, antisépticas y antirreumáticas.

Raíz de lirio: En los últimos años los creadores de ginebra han comenzado a utilizarla por su potencia y lo fácil que es de combinar. Es un botánico que potencia al resto de botánicos de la receta y les otorga armonía. Proporciona aromas herbales y florales con otros botánicos.

Pimientas: no podía faltar en nuestra lista esta especia. Para elaborar ginebra se utilizan la verde, la negra, la blanca o la rosa. Una especia tan polifacética no podía dejar de usarse en la destilación y sus notas picantes logran marcar de forma singular a las ginebras que las utilizan.

Romero: este botánico se utiliza desde hace relativamente poco tiempo. Es un arbusto de la zona mediterránea y se usa generalmente en las ginebras de la zona. Aporta notas amargas y toques ácidos punzantes. Es muy aromático, y su olor y sabor es inconfundible.

Nuez moscada: con su fuerte sabor, esta especia es capaz de aportar pinceladas picantes con mucha finura. Se combina especialmente bien con el clavo y la canela, pero su potencia hace necesaria recurrir a ella con prudencia, ya que pueden llegar a anular otros matices de la ginebra.

Hasta aquí el listado de los botánicos más importantes o habituales a la hora de elaborar la ginebra. Sin embargo no son los únicos, por poner algunos ejemplos más: azafrán, pétalos de flores, clavo, albahaca, tomillo, regaliz, hoja de olivo, nuez verde, pepino, flor de hibisco, pimienta de cubeba y tantos otros son también botánicos habituales de muchas ginebras. Todo dependerá del maestro destilador y la receta del destilado.

El gintonic perfecto según el tipo de ginebra.

Ahora que ya tenemos la lección bien aprendida, vamos a elaborar tres gintonics diferentes según la receta con la que se ha creado la ginebra, dependiendo si es más clásica, más cítrica o más herbal.

Gintonic Clásico

Ingredientes

  • 5 cl. de ginebra GauGin Classic
  • Un botellín de tónica Fever Tree
  • Hielo
  • Un limón
  • Cuatro o cinco bayas de enebro

Elaboración:

  1. En una copa ponemos hielo hasta arriba.
  2. Cortamos una tira de piel de limón, sin que toque la parte blanca, la exprimimos dentro de la copa, la pasamos por el borde y, luego, la añadimos al hielo.
  3. A continuación apretamos algunas bayas de enebro (con cuidado de no romperlas) y las ponemos en la copa.
  4. Añadimos la ginebra y luego, con suavidad, la tónica.

Gintonic Cítrico

Ingredientes

  • 5 cl. de ginebra GauGin Beach
  • Un botellín de tónica Fever Tree Lemon
  • Hielo
  • Una naranja

Elaboración

  1. En una copa ponemos hielo hasta arriba.
  2. Cortamos una tira de piel de naranja, sin que toque la parte blanca, la exprimimos dentro de la copa, la pasamos por el borde y la añadimos al hielo.
  3. Añadimos la ginebra y después, con suavidad, la tónica con limón.
  4. Una cucharilla trenzada nos ayudará a que caiga mejor.

Gin-tonic Floral

Ingredientes

  • 5 cl. de ginebra GauGin Mountain
  • Un botellín de tónica Boylan
  • Hielo
  • Hojas secas de lavanda, azahar y rosa

Elaboración

  1. En una copa ponemos hielo hasta arriba.
  2. Añadimos (un poco) las hojas secas de lavanda, azahar y rosa.
  3. Añade la ginebra y después, con suavidad, la tónica.
  4. Una cucharilla trenzada nos ayudará a que caiga mejor.
  5. Dejamos reposar un momento, para que las hojas se hidraten, y servimos.

Tambien te puede interesar

Deja un comentario