Tips para disfrutar a tope de la pizza y el vino

Por Karin Mosca
pizza y vino

pizza y vino

Si estabas pensando en empezar con la dieta después de los excesos navideños, lamentamos decirte que tendrás que esperar un día más. Hoy, como cada año el 17 de enero, se celebra el Día Mundial de la Pizza, una efeméride que nos sirve como excusa perfecta para pedir consejo a nuestro sumiller italiano Matteo Cipollone acerca de las mejores combinaciones posibles de pizza y vino.

Normas generales para armonizar

  1. Evita vinos demasiado tánicos y astringentes. Opta por los rosados, blancos y espumosos. Si no puedes prescindir de un tinto porque es lo que más te gusta, entonces elígelo joven y fresco. Los taninos delicados y suaves irán mejor con la acidez del tomate.
  2. Si eliges una pizza sencilla, opta por un vino sencillo y de trago fácil. Si por el contrario prefieres una pizza más suculenta y sabrosa, no dudes en aventurarte con un vino más estructurado y complejo.
  3. Cuando tengas dudas, el maridaje regional no suele fallar. Si te gusta la pizza con speck, ese jamón ahumado curado en sal tan típico de la región del Tirol, apuesta por un Trentino o Alto Adige. Si lo tuyo son las anchoas, entonces ve a por un vino de Campania y lo que te pirra es el queso Gorgonzola, elige un vino lombardo, quizás un Franciacorta. Para los amantes del salami picante, nuestra propuesta es un vino de Calabria.
Matteo Cipollone, experto en vinos italianos

Recomendaciones del experto

Hemos seleccionado las pizzas más famosas y nos hemos atrevido a asignarles un vino, el que nuestro experto en vinos italianos Matteo Cipollone, considera que le irá mejor.

Margarita

Tomate, mozzarella y albahaca son los tres ingredientes que muchos necesitan para obtener su mejor bocado de pizza. Matteo las recomienda con:

Blancos: Pinot Grigio de Alto Adige, Chardonnay toscano y Greco di Trufo.

Tintos: un Sangiovese, un Montepulciano d’Abruzzo o un Nero di Troia.

Espumosos: Prosecco Brut o Franciacorta.

Marinara

Aquí el ajo reemplaza a la mozzarella de la margarita. El ajo es un ingrediente difícil con el que se corre el riesgo de que cobre demasiado protagonismo. Estos son los vinos con los que mejor armonizaría.

Blancos: Sauvignon Blanc (Friuli), Verdicchio.

Tintos: Barbera d’Asti, Dolcetto y Lacrima di Morro d’Alba.

Espumosos: Alta Langa.

Jamón y champiñones

Un gran clásico que atrae a grandes y pequeños. Una pizza sabrosa que potencia su sabor cuando la acompañas del vino adecuado.

Blancos: Gewürztraminer, Pinot Bianco y Ribolla Gialla.

Tintos: Primitivo, Nebbiolo y Nero d’Avola.

Rosados: Cerasuolo d’Abruzzo.

Espumosos: Lambrusco, Prosecco Extra Seco y Sekt alemán.

Pizza blanca

O la amas o la odias. Sin la acidez del tomate, pide a gritos un vino que limpie la grasa en el paladar. La recomendamos con:

Blancos: Vermentino, Trebbiano, Pecorino.

Tintos: Pinot noir de Borgoña, Gamay y Schiava.

Rosado: Lugana.

Espumosos: Champagne o un Trento DOC.

Cuatro quesos

Lo malo de esta pizza es que nunca sabes de qué quesos se trata. Depende un poco del pizzero y dónde te encuentres. Lo que importa es que siempre suele estar rica, aunque sea una pizza intensa y no apta para todos los públicos. Acompáñala de:

Blancos: Riesling (Alto Adige), Sauvignon Blanc y Grillo.

Tintos: Lagrein y Bonarda.

Rosado: Provenza.

Espumosos: Cremant de Limoux.

Caprichosa

Tomate, mozzarella, jamón cocido, champiñones, aceitunas y alcachofas: ¿podría ser esta la receta de la felicidad? Aquí la elección del vino se complica un poco, pero no es imposible. Toma nota:

Blancos: Chardonnay de Borgoña, Albariño gallego o Fiano.

Tintos: Valpolicella, Garnacha, Tempranillo de Rioja.

Rosados: Lagrein.

Espumosos: Cava.

Ortolana

La típica pizza con vegetales que cambian según la temporada. Nos encanta pero no es precisamente la pizza más auténtica, aunque -eso sí- suele ser aquella con la que uno siempre puede sentirse menos culpable…

Blancos: Soave, Chenin Blanc del Loira, Catarratto.

Tintos: Carignan, Carménère o Cabernet Franc del Loira.

Rosados: Etna.

Espumosos: Champagne Rosé.

Davola

Nuestro broche de oro, la opción ideal para los amantes del picante. Seguro que tú también conoces a alguien que siempre pide la misma (si es que ese alguien no eres tú). En este caso, te recomendamos aromáticos e incluso con un punto de dulzor, para equilibrar el picante.

Blancos: Moscato d’Asti, Gewürztraminer alsaciano y Riesling del Mosela.

Tintos: Valpolicella Ripasso, Teroldego y Negroamaro.

Rosado: Rosé d’Anjou.

Espumosos: Prosecco rosado o un extra seco.

* * *

¿Te hemos convencido de que dejes la cerveza o los refrescos gaseosos por una noche? En ese caso, recuerda echar un vistazo a nuestro catálogo para descubrir las infinitas opciones posibles. ¡Que lo disfrutes!

* * *

Artículo traducido por Concha Hierro del original escrito por Karin Mosca: Pizza e vino: gli abbinamenti per il World Pizza Day.

Tambien te puede interesar

1 Comentarios

Ana 25 abril 2022 - 11:20 am

El mejor maridaje siempre es el vino que tienes en la nevera ese día 😉

Muy buena lista! Tomo nota, que seguro que así se difruta todavía más de estos dos manjares

Respuesta

Deja un comentario