Breve guía del prosecco, el espumoso italiano por antonomasia

Por Cristina Simeone

El prosecco es un vino blanco con denominación de origen que se produce solo en algunas áreas del noreste de Italia, en el Véneto y Friuli Venezia Giulia. Si quieres saber más sobre el rey del aperitivo, solo tienes que leer esta breve guía y sumergirte en el burbujeante mundo del espumoso italiano por antonomasia. Empecemos.

Variedades de uvas

La principal variedad de uva utilizada en la producción del prosecco es la Glera, blanca, semi-aromática y de origen antiguo -parece que ya se cultivaba en épocas romanas-. Se trata de una variedad vigorosa y robusta, con racimos alargados y bayas esfiroidales de color amarillo dorado, que prefiere suelos escarpados con un fuerte componente calcáreo.

En general, esta uva proporciona vinos de color amarillo pajizo con reflejos verdosos. El aroma es principalmente afrutado con notas cítricas, aromas de pera y manzana verde, toques herbáceos y de flores silvestres. En boca expresa notas sabrosas y frescas y suele entregar vinos de cuerpo ligero con una acidez interesante.

Es curioso que durante años esta uva fuese conocida como Prosecco, pero desde 2009 se adoptó oficialmente el término Glera para no confundir la variedad de uva con el vino. Esta variedad debe estar presente al menos en un 85% para considerarse prosecco. El 15% restante puede derivar de cuatro variedades autóctonas, que son Verdiso, Bianchetta trevigiana, Perera y Glera Lunga, además de las internacionales Pinot blanc, Pinot gris, Pinot noir y Chardonnay.

Tipos de prosecco

¿Sabías que no todos los proseccos tienen burbujas? De hecho, existen tres tipos diferentes que se distinguen según el método de producción utilizado:

1. Prosecco spumante: la versión más popular. Parar elaborarlo, tras la primera fermentación, el vino se somete a una segunda fermentación gracias a la adición de levaduras y azúcar que permite la formación de dióxido de carbono. Esta refermentación, en la mayoría de los casos, se realiza en depósitos de acero inoxidable mediante el denominado método Charmat-Martinotti.

Una vez que se han formado las burbujas durante esta segunda fermentación, el vino se filtra y se embotella. Este método permite potenciar las características de la uva Glera, dando como resultado vinos limpios y frescos. Hay una producción de prosecco mediante el método tradicional y ancestral, aunque en cantidades mucho menores.

2. Prosecco frizzante: generalmente se caracteriza por sus burbujas más finas y menor efervescencia que el spumante. Esto se debe a su contenido en anhídrido carbónico creado a partir de las 2,5 atmósferas de presión de la botella, mientras que en el spumante ha de ser como mínimo de 3,5 atmósferas.

3. Prosecco tranquilo: ¿existe el prosecco sin burbujas? Existe. Se obtiene embotellando el vino al final de la primera fermentación, sin someterlo a más refermentaciones. Constituye alrededor del 10% de la producción total de prosecco.

¿DOC o DOCG?

Clasificación de calidad del prosecco.

El prosecco es un vino con Denominación de Origen Controlada (DOC) o con Denominación de Origen Controlada y Garantizada (DOCG) –el mayor nivel de calidad para los vinos italianos–, según la zona de origen de las uvas utilizadas.

En cuanto al Prosecco DOC, se produce en un área muy grande que abarca cinco provincias del Véneto (Belluno, Padua, Treviso, Venezia y Vicenza) y cuatro provincias de Friuli-Venezia Giulia (Gorizia, Pordenone, Trieste y Údine). Aquí la uva proviene de viñedos generalmente jóvenes, cultivados casi en su totalidad en las zonas más llanas y procesados de manera industrializada y a gran escala, con rendimientos en torno a los 18.000 kilos por hectárea.

En cambio, cuando las uvas provienen exclusivamente de Conegliano, Valdobbiadene y Asolo hablamos de Prosecco Superiore DOCG. Aquí el clima es templado y el suelo rico en minerales, lo que conforma el hábitat ideal para el cultivo de la variedad Glera. Los viñedos están dispuestos en suaves colinas reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en el caso de Conegliano y Valdobbiadene. El rendimiento de los viñedos aquí es menor que en la DOC, ya que oscila entre los 13.000 y los 13.500 kilos por hectárea.

Dentro de la DOCG Prosecco Superiore, la normativa recoge 43 Rive, vinos procedentes de una zona concreta amparados bajo la denominación Conegliano Valdobbiadene Prosecco Superiore Rive DOCG, que abarca los viñedos ubicados en las laderas más pronunciadas, donde la cosecha se realiza manualmente, algo que repercute finalmente en una mayor calidad del vino.

En la categoría más superior de todas se encuentran los vinos bajo la denominación Valdobbiadene Superiore di Cartizze DOCG, utilizada para designar los vinos producidos únicamente en un área de 107 hectáreas, entre las aldeas de Santo Stegano, Saccol y San Pietro di Barbozza.

Esta zona geográfica de Valdobbiadene tiene un suelo particularmente favorable y un microclima tan óptimo que sus viñedos se consideran crus por la calidad superior de los vinos que entrega. Aquí la producción de uva se reduce aún más, con rendimientos inferiores a los 12.000 kilos por hectárea.

Otros tipos de prosecco

Prosecco Millesimato es otra de las categorías de prosecco que pueden encontrarse en el mercado cuando el vino es espumoso pero se produce al menos con un 85% de uvas cultivadas en la añada destacada en la etiqueta; esto generalmente garantiza un producto más complejo y considerado de mayor calidad.

Además, a partir de 2020 es posible producir prosecco rosado a partir de las variedades de uva Glera y hasta un máximo del 15% de Pinot noir cultivada dentro del área geográfica delimitada en la denominación de origen Prosecco DOC.

Artículo traducido por Concha Hierro del escrito originalmente en italiano por Cristina Simeone: Prosecco Day? Ecco una breve guida su questo amato vino.

Deja un comentario

Tambien te puede interesar