Se acerca el verano… ¡a llenar las terrazas de vino!

Por Gemma Urgell

Mayo y junio son mis meses favoritos. Se acerca el calor, escondemos mantas y abrigos y florece el color, las prendas cortas y los tirantes en los armarios de todas las casas. Los días son largos, el sol tiene un color especial, las vacaciones parecen más cerca y, si tienes la suerte de tener viñedos cerca de casa, no hay nada más relajante después de un día duro que perderse entre caminos rodeados de viñas de color verde y oro, mientras el cielo rompe con colores rojizos, dorados, amarillos.

Si no tienes esta suerte, una solución para poder disfrutar del fruto de los viñedos son las terrazas de los bares y restaurantes.

Vivir en este país tiene muchas ventajas, sin duda, la principal, es nuestro clima – si, sé que este año es un poco raro, con tanta lluvia, pero normalmente, el sol se deja ver mas! 😉 -. Sentarse al sol, por la tarde, o un mediodía antes de comer, en cualquier plaza o paseo de cualquier ciudad o pueblo; delante el mar o lejos; con mucha gente, o más bien solos; y ver pasar las horas con una buena copa de vino… como decía aquel anuncio… ¡no tiene precio!

Cuando se acerca este tiempo, como con la ropa, en casa también cambiamos “el armario” del vino: vinos jóvenes tintos, blancos, rosados, con aguja, cavas se convierten en nuestros aliados y tienen un lugar destacado. Frescor, juventud, alegría, es lo que nos gusta durante estos días.

Ayer, mientras hacía este tradicional inventario en casa puse en situación destacada y en la línea de salida directa a la copa los siguientes vinos:

  • Perro Verde 2009 (Rueda) Un verdejo joven, que no ha tocado la madera y del inoxidable directamente a la botella. Fresco y jovial, apetecible solo o acompañado por pescado, marisco o arroces.
  • Si os podéis escapar del trabajo unos minutos y podéis gozar de un aperitivo antes de comer, no lo dudéis y tomad una copa de cava, que casa con todo: con unas olivas, unas galletas saladas, unos cacahuetes, unas chips, … Si queréis alguna idea, yo en la nevera tengo un par de botellas del Parés Baltà Selectio Brut
  • Los vinos rosados, demasiado denostados según mi punto de vista, son mis más fieles aliados para luchar contra el calor y en muchas regiones de España se hacen vinos rosados estupendos, como en Navarra. En mi armario, por ejemplo, tengo el Artazuri Rosado 2009 que me espera.

Bienvenido sea el verano si tenemos la nevera llena de caldos frescos y jóvenes. Sin duda, con la copa llena la vida se disfruta mucho más 😉

Tambien te puede interesar

Deja un comentario