Una ginebra para cada Gin Tonic

Por Jordi Luque
Diferentes tipos de ginebra, diferentes tipos de gin tonic - Drinks&Co

Diferentes tipos de ginebra, diferentes tipos de gin tonic - Drinks&Co

La ginebra es algo así como un lienzo en blanco. Todo parte de un destilado básico de cereal que se infusiona con bayas de enebro. Eso ya lo podríamos considerar ginebra, más o menos. Luego, ya en función de su nivel de azúcar residual o preeminencias aromáticas, podemos clasificar ese líquido en siete familias distintas.

Siete tipos de ginebra

Las Jenever son protoginebras, fósiles vivos, antepasados de lo que conocemos como ginebra. Se elaboran tradicionalmente en los Países Bajos, se dividen entre jóvenes y añejas y las distingue, sobre todo, el nivel de azúcar que contienen, que oscila entre el 10 y el 20%. Son dulzonas y, de hecho, no podríamos considerarlas ginebra como tal porque se elaboran con un destilado base llamado ‘vino de malta’ que proviene de ​​cebada malteada, centeno y maíz.

Las Old Tom ya sí son ginebra hecha a partir de un destilado de cereal, tipo vodka. Son algo parecido a las Jenever, en el sentido de dulzonas, pero son originarias de Londres, así como la London Dry que, al contrario, son extremadamente secas y desprenden un marcado aroma a enebro.

Las Plymouth son una especie de mezcla de las dos anteriores: algo dulces pero no mucho. La gran diferencia es que tienen un aroma y sabor muy equilibrados, en el que no predomina en exceso el enebro ni las notas más amargas de las London Dry.

Luego están las American Dry Gin. Son como una London Dry pasada ligeramente por barrica, normalmente de bourbon. También hay ginebras envejecidas en madera, pero son muy raras (por desgracia, porque suelen estar muy buenas), ya con un color claramente ambarino.

Desde hace unas décadas han aparecido también unas ginebras que no encajan entre las anteriores clasificaciones y que en algunos países se han llamado ‘premium’. Básicamente son London Dry con muchos botánicos infusionados: la marca que afirma tener el récord lleva 47.

De la teoría a la práctica

Bueno, y ahora vamos a la práctica. Ahí van cuatro recomendaciones de ginebra que marcarán el estilo de tu gin tonic. Pero antes de prepararlas sin ton ni son ten en cuenta lo siguiente y cúmplelo como si fueran los mandamientos de una nueva religión:

  1. Usa un vaso alto y estrecho, las copas balón son una horterada incómoda y contraproducente.
  2. Llena el vaso con cubitos de hielo (dos o tres, según tamaño y forma, suelen ser suficientes).
  3. Usa una proporción de una parte de ginebra por dos y media de tónica, o lo que sería más concreto: 50 ml de gin por 125 de tónica.
  4. El único adorno permitido es una media luna de lima o limón o bien una tira de piel de estos cítricos.

Un gin tonic canónico con The Botanist

The Botanist es una ginebra escocesa aromatizada con botánicos de Escocia; entonces: ¿puede llamarse London Dry? Pues sí, porque es una ginebra muy seca en la que domina el enebro. ¿Que por qué propongo una London Dry para un gin tonic canónico? Pues porque con London Dry lo preparaba con gran acierto uno de los maestros de la escena coctelera barcelonesa, Manel Tirvió, en el mítico bar Tirsa: él le llamaba gin tonic inglés.

Hendrick’s Gin en un gin tonic refrescante

Es bien sabido que frutas veraniegas bien consideradas por su potencial refrescante, como el melón o la sandía, están emparentadas con la hortaliza que es el pepino, también muy refrescante, tal y como queda demostrado en determinadas recetas mediterráneas como el tzatziki. Bueno, pues Hendrick’s usa pepino en su infusión y logra un perfil organoléptico que, sin lugar a dudas, es más que apto para noches (o días) tórridos.

Hayman’s Old Tom Gin para un gin tonic dulce

Algunos paladares no se llevan bien con el sabor amargo y seco de los gin tonic. Es muy común que identifiquen el origen de sus males con la tónica pero, mayormente, estas cualidades provienen de la ginebra (es fácil de verificar: solo hay que proponerles un vodka tonic). En estos casos es muy recomendable recurrir a una tónica Old Tom, con una mayor concentración de azúcar.

Un gin tonic nipón: Roku Gin

A la que se han puesto a elaborar destilados, los japoneses han roto todo los esquemas con propuestas de muchísima calidad. Es archiconocido el caso de los whiskys pero las ginebras niponas no van a la zaga. Espera encontrar notas que van desde el cerezo en flor al sake, pasando por el yuzu en lo que se refiere a cítricos. Ideal para terminar una cena de sushi o para zamparte la integral de Akira Kurosawa (en sesiones, que son cinco décadas de cine).

Deja un comentario

Tambien te puede interesar