El vino en Argentina hoy

Por Paolo Caffelli

No es noticia ni novedad que el vino es la bebida más popular en la Argentina, tampoco es nuevo que el país gaucho produzca uno de los mejores vinos de la zona sudamericana, ni mucho menos es nueva su tradición que lleva siglos en la espalda de los famosos viñedos de las extensas regiones de Mendoza o Rioja por nombrar  dos. Pero esta vez esta cultura del vino está de fiesta, ya que el día miércoles 24, la presidenta en función, la señora Cristina Kirchner, ha nombrado oficialmente al vino como la bebida nacional de Argentina, coronando la pasión, la historia y la tradición que esta bebida  tiene en el país.

Esto no es una casualidad ni un acto  de demagogia, la producción de vino en Argentina viene teniendo uno de los crecimientos más importantes de la industria del vino mundial, al principio de la década de los 90 eran 400 bodegas quienes nos entregaban este maravilloso vino, hoy sobrepasan las 1300, traduciendo este crecimiento en un 5% del mercado mundial de vinos.

Dicen que todo cae por su peso, este dicho popular se podría aplicar con justicia al crecimiento y al éxito del vino argentino. Hoy su presencia se siente en cada rincón del orbe, haciendo temblar a Chile, primer productor de vino de la zona sudamericana.

Los culpables

Este gran logro no es individual ni de un puñado de bodegas o productores, esto es el resultado de un trabajo conjunto de importantes bodegas, así lo explica Luigi Bosca, presidente de Wines of Argentina y de la Cámara de bodegas exportadoras. Una mención especial sin duda debe recibir la zona de Mendoza, la cual se ha convertido en la región que más inversiones vitivinícolas del mundo recibió en el 2010.

El futuro del vino argentino

Promisorio podría ser el calificativo perfecto para resumir en una palabra el futuro del vino argentino, de su producción y su presencia internacional. Se tiene una proyección por demás alentadora, acompañada de una gran inversión que ya no solo es argentina, resumiendo esto es una simpática frase: «El que invirtió en el vino no se va«.

Solo queda felicitar a todos los implicados en este triunfo del vino argentino, subrayándolo más por las condiciones adversas que sufre la economía de ese país, además de los traspiés que usuales de la naturaleza. ¡Un brindis con vino argentino!

Tambien te puede interesar

Deja un comentario