Vinoterapia, más allá del vino

Por Marta Burgués

¿Una experiencia empapados de vino? Pues es una idea fascinante, los masajes a base de vino no son algo nuevo, aunque esté en boga, sino que datan de la época de los romanos, fieles conocedores de las propiedades de la vid en la piel.

Beber vino te transporta a otros mundos, a través de sabores y aromas de las cepas de donde se elaboran, pero poder bañarnos en vino es realmente una aventura para relajarnos y estar más guapos.

Los beneficios de la uva en la piel

Los masajes con uvas y aceites son intensos y ofrecen muchas ventajas para reafirmar la piel y dejarla más joven. La vid tonifica y proporciona un efecto antioxidante global de la superficie cutánea, fortaleciendo, de esta manera, el tejido conectivo.

Así, el concepto de vinoterapia se basa, principalmente, en utilizar el vino junto con otros derivados de la uva para hacer, también, diferentes tratamientos cosméticos. Por ello, existen tratamientos relajantes, rejuvenecedores, reductores, reafirmantes, tonificantes y circulatorios a través de aceites, cremas o aguas. Es un regalo más que original para todos aquellos que buscan realmente nuevas sensaciones.

Las Uvas son terapéuticasDevuelven a la piel su aspecto más joven y luminoso, aportando vitalidad, activando los sentidos y proporcionando una gran relajación antiestrés. ¡Si es que el vino es calidad de vida lo mires por donde lo mires!

En importantes bodegas, en centros milenarios…

Las bodegas más importantes del país se reinventan para ofrecer servicios exclusivos y diferenciados. Hoteles-bodegas, spas vinos, zonas de tratamientos, piscinas, masajes al vino para dos

Tras visitar los viñedos y conocer de cerca la elaboración del vino, no hay nada mejor que relajarse en un spa y practicar la vinoterapia. Ello lo encontramos, por ejemplo en Bodegas Arzuaga, de Valladolid, donde disfrutar de un gran spa con productos que se extraen de la zona donde están plantados sus viñedos. Su tratamiento estrella es el Wine Spa Massage, un tratamiento wellness en el que la exfoliación se hace con pepita de uva, envoltura en hollejos y una final de lujo con baño en vino tinto.

¿Todavía quieres más? Pues ahí va… Bodegas Finca la Estacada te ofrece vivir todas estas novedades, con tratamientos de vinoterapia en su gran spa de 160 metros cuadrados. Una jornada de relax asegurado que sólo podrás acabar de la mejor manera: consumiendo una buena copa de los caldos elaborados en el mismo lugar.

Fuente y Foto: Aladinia

Tambien te puede interesar

Deja un comentario