Tendencias:

Vino Colares

Ver todos los productos en Vino Colares

En Portugal abundan las regiones de vinos infrecuentes y entre ellas se destaca la zona de Colares, una región vinícola famosa tanto por sus suelos arenosos, libres de filoxera y sus vides no injertadas, como por el robusto vino tinto tánico que produce a partir de la uva Ramisco. El Colares es una rareza, y siempre lo ha sido, en el mercado, existe apenas tenuemente: basta una mano para contar los elaboradores. Hablar del Colares es hablar, a la fuerza, de botellas viejas y decenios de antigüedad. Ubicado en el extremo suroeste de la región de Lisboa, Colares y sus viñedos se encuentran a menos de dos millas del Océano Atlántico. El DOC costero se encuentra al noroeste de la ciudad de Lisboa.

La zona de Colares y su Historia

La Ramisco es una uva muy rara con gran potencia tánica y difícil de cultivar. Cuenta con la particularidad de existir en la región desde que Portugal fue fundada como país. La zona de Colares siempre se consagró a la vid. En el Bajo Medievo, los reyes les cedieron a los productores las tierras, anticipando que el vino iba a gozar de fama internacional. En los tiempos de la plaga de filoxera, se bebió en toda Europa, y fue el favorito de la corona portuguesa y la nobleza. Fue mencionado en registros históricos y en las novelas de Eça de Queirós. En esa época pasó a ser el "claret" o el "Médoc" portugués.

La Elaboración de los vinos

La zona nunca llegó a tener más de mil hectáreas de viñedo. Esta estrecha franja arenosa frente al mar, al pie de la sierra de Sintra ha reducido el cultivo actualmente, a menos de veinte. La Ramisco aporta una abrumadora carga tánica que sólo apenas se ha aminorado con paso de los años. Es de las escasas variedades jamás atacadas por la filoxera: con las raíces en la arcilla, cada planta se va recubriendo año tras año con capas de arena y produce un reducido grupo de variedades:

  • Pinot Noir De Colares.* Blanco De Malvasía De Colares.* Tintos De "Chao De Rijo".El suelo es clave en Colares. La capa arenosa del suelo de arena, y las pesadas arcillas de chão rijo que las sustentan, son literalmente fundamentales para la viticultura de Colares. La capa arenosa del suelo salvó a las vides de los estragos de la epidemia de filoxera que diezmó el viñedo europeo a finales del siglo XIX gracias a que los ácaros de la plaga no pueden vivir en la arena. En consecuencia, nunca ha surgido la necesidad de injertar las vides. Hoy en día cuando se trata de plantar vides nuevas, la arena se extrae, hasta la capa de arcilla, donde se planta la vid joven. A lo largo de los siguientes años, la arena se reemplaza gradualmente hasta que la superficie vuelve a nivelarse, momento en el que se consideran listas para la producción.Aunque son de fácil drenaje y fáciles de trabajar, estas arenas son naturalmente muy estructuradas, y son particularmente deficientes para almacenar agua y nutrientes. Invisibles debajo de ellos, sin embargo, están las arcillas chão rijo que realizan una función crítica, proporcionando un medio firme que ancla las vides y les proporciona los nutrientes esenciales.La proximidad del océano hace que la zona pueda captar todos los efectos moderadores de la temperatura, que se consideran un beneficio distintivo en muchas regiones vinícolas de todo el mundo. Sin embargo, el Atlántico golpea la costa portuguesa con vientos racheados y cargados de sal. Las tradicionales cercas de caña seca que rodean los viñedos de Colares son una solución que intenta solucionar este problema desde hace siglos. Las viñas también están sujetas a fuertes lluvias de otoño, que se extienden por todo el Atlántico y pueden devastar cosechas enteras si llegan antes de que se recojan las uvas. Si no fuera por la naturaleza de drenaje rápido de los suelos arenosos, estas lluvias harían que la viticultura no fuese posible en esta región.Más información relevante

En los tiempos modernos, Colares y sus vinos ocupan solo un pequeño nicho en la industria vinícola de Portugal. El área del viñedo es solo una fracción de lo que fue, y los vinos tánicos fuertes están muy lejos de los estilos ricos y opulentos preferidos por la mayoría de los consumidores de vino modernos. Sin embargo, los vinos de esta zona forman parte de un reducido grupo de aficionados expertos, que disfrutan de los vinos excéntricos, inusuales, producto de su inusual terroir. Sin duda Colares cuenta con una larga reputación como fuente de vinos tintos excepcionales y por esto, la región ha experimentado un gran renacimiento a principios del siglo XXI.Junto al repunte en el consumo, también se ha desarrollado nuevas rutas del turismo enológico luso. Una de las principales y más concurridas es la Sala Colares, un palacio del siglo XVIII ubicado en la ciudad de Sintra, que invita a explorar las variedades y las cosechas más carismáticas de la zona.

Comprar Vinos de Colares online.

Ver más